Reducir Estrés

Si leíste la página de síntomas «haz clic si aún no la has leído» y cómo controlar los ataques de estrés o ansiedad «haz clic para conocer más», otro paso natural sería preguntarte cómo puedes disminuir proactivamente los niveles de estrés y mantenerlos en un nivel que te ayuden a prevenir futuros ataques. De eso se trata esta página.

Nuevamente necesito hacer la aclaración en este punto de que lo que leerás abajo es una lista de prácticas comunes y recomendadas ampliamente por los especialistas y psicólogos. Pero así cómo no hay una medicina efectiva para todos los casos, estas prácticas pueden quedarse cortas, por lo que te recomiendo que si estas prácticas no logran reducir a un nivel satisfactorio tu estrés y ansiedad, vayas directamente a la última sección de esta página y veas el video sobre el programa especializado que se adapta de acuerdo a tu situación particular, en especial si tu estrés se deriva como un síntoma de un caso de ansiedad.

Estrategias para reducir estrés

A continuación una lista de 10 métodos sencillos que ayudan a reducir el estrés y mantenerlo en un nivel saludable. Es importante recordar que el estrés es una reacción natural del cuerpo al medio que lo rodea: prepara al organismo para respuestas rápidas y efectivas de acuerdo a la situación.

El problema con el estrés y la ansiedad es cuando se sale de control y empieza a afectar negativamente tu vida en lugar de ayudarte a preparar respuestas rápidas y efectivas. Ahí es cuando el estrés y la ansiedad toman posesión de ti y cambian tu personalidad haciéndote más irritable o sobre-preocupado en detalles que antes ni siquiera atraían su atención. En otros casos se manifiestan como una tristeza para la cuál no tienes explicación y en muchos otros casos se manifiesta como constantes episodios de enfermedades físicas que parecen no tener relación con tu estado mental, por ejemplo malos hábitos de sueño debido al estrés se pueden reflejar como más resfríos (mira la base científica aquí).

Por este motivo, tener una rutina de métodos que ayuden a mantener el estrés a raya puede ayudarte a liberarte del estrés y ansiedad que toman el control de tu vida o te llevan a comportamientos que no deseas o hasta enfermedades. A continuación una lista de sugerencias para considerar en tu rutina diaria.

  1. Evitar estrés innecesario: cómo ya vimos el estrés puede ser necesario para disparar respuestas efectivas en el cuerpo. Sin embargo, muchas veces ponemos en categoría de estresantes asuntos que no deberían estar ahí. Para seguir este punto puedes tomar estas medidas: aprender a decir «NO«, evitar personas que te estresen (echa un vistazo a mi artículo sobre personas tóxicas «haz clic»), evitar elementos que te estresan (ejemplo: noticias) y evitar temas que disparan su estrés como política o deportes.
  2. Alterar la situación: si la situación de estrés no puede evitarse, al menos puedes tomar acción sobre ella. Esto puede involucrar cambiar tu forma de comunicarte o actuar diariamente y así reducir las situaciones de estrés. Para ello sigue estas medidas: expresa tus sentimientos en lugar de reprimirlos, matente dispuesto a comprometerte sólo si es necesario, se más asertivo y toma el control sobre tu vida, aprende a manejar tu tiempo más efectivamente; una forma clásica de alcanzar este punto es mediante las prácticas de la guía para la programación neurolinguística de Guillermo Palomo, simplemente echa un vistazo a la descripción de la guía Maestro Mental aquí «haz clic».
  3. Adaptarse a los estresantes: hay situaciones en las que no se puede cambiar el ambiente o las personas con las que tenemos que interactuar, pero es posible adaptarse a ellas y encontrar un punto en el que tengas el control y te permita reducir el estrés que estas personas, lugares o condiciones te generan. Algunas medidas para ti: cambia como la perspectiva desde dónde ves los problemas (en un embotellamiento aprovecha el tiempo para pensar, escuchar tu radio favorita y evita estresarte pues eso no desaparecerá); piensa a largo plazo cuánto te ayuda superar esta situación y si importará la siguiente semana o el siguiente mes; ajusta tus estándares, muchas veces el perfeccionismo es un estresante que puede ser reducido con tan sólo pensar en qué puede ser aceptable.
  4. Aceptar lo que no puede ser cambiado: no podemos cambiar el mundo entero, pero podemos reducir el efecto que lo que sucede en él tiene en nosotros. Muertes de familiares, economía yendo en la dirección equivocada, políticos corruptos; todo esto es parte de nuestra existencia, pero si nos aferramos a pensar en ello y no aceptarlo, sólo aumentamos el estrés que sentimos diariamente.
  5. Haz tiempo para divertirte y relajarte: incluir tiempo para recargar las baterías puede mantener el estrés a raya. Si tienes tiempo para practicar tus actividades favoritas, te aseguras de tener un tiempo de paz y tranquilidad que te estará esperando no importa que tan agobiantes se vean las situaciones, algo así como una luz al final de cualquier túnel oscuro por el que camines. Algunas medidas para crear este tiempo de paz y diversión son: incluirlo en tu agenda y respetarlo como respetarías cualquier reunión de negocios; asegúrate de incluir actividades sociales que te permitan interacción humana; asegúrete de tener este tipo de tiempo todos los días; manten siempre el buen humor y trata de sonreír.
  6. Haz ejericicio: si lo haces regularmente no sólo reduces el estrés que sientes en el momento, sino también creas un sistema de respuesta más preciso y fácil de controlar. En otras palabras, hacer ejercicio es una medida preventiva también. Para aquellos que entre sus metas tienen ponerse en forma, de paso les sugiero la guía para tener un cuerpo de película, pues si vas a invertir más tiempo en entrenar, vale la pena hacerlo bien: guía para entrenamientos de película «haz clic».
  7. Tener una dieta saludable: este consejo lo habrás escuchado muchas veces y en muchos lugares, pero se debe a que es una de las actitudes que más fácilmente se pueden experimentar. El incremento en el consumo de sal incremetará tu presión sanguínea y esto te hará más propenso al estrés, el exceso de azúcar produce exceso de energía pero también produce obesidad y constante dependencia a fuentes de azúcar. Deja de tomar café por un día y serás irritable debido a la dependencia de cafeína, corta el café de tu dieta diaria y verás cómo estará menos estresado o al menos se reducirá esa sensación de aceleración o descontrol que puede traer el exceso de cafeína. Te recomiendo para este punto echar un vistazo a mi artículo sobre alimentos para controlar el estrés «echa un vistazo aquí».
  8. Duerme suficiente: si logras suficiente descanso tu cuerpo estará más alerta para las actividades diarias y responderá más fácilmente a los cambios que haya sin necesidad de estresarse o tener que exigir al cuerpo más de lo que puede dar. También te recomiendo otro artículo en el que cubro el tema del sueño como terapia contra el estrés y la ansiedad «haz clic».
  9. Tener uno o varios pasatiempos (hobbies): las ventajas vienen desde darte temas de conversación hasta dónde poner tu mente cuando necesites apartarte de las preocupaciones diarias y simplemente reiniciar tu sistema de nuevo. Puedes tomar ideas para pasatiempos de este enlace: 45 pasatiempos para ser una persona interesante.
  10. Abra tu mente a otra perspectiva: muchas veces la solución a un problema está frente a nuestros ojos pero no podemos percibirla simplemente por estar viendo el problema en la forma equivocada, si puedes aprender a abrir tu mente a varias perspectivas, lo cual se logra alejando tu mente de los problemas y atacando el problema desde otro ángulo, podrás encontrar nuevas apreciaciones y posiblemente soluciones.

Qué hacer cuando el estrés y la ansiedad no se reducen?

Esta es la pregunta difícil, pues en muchos casos la adopción de una o varias de las prácticas descritas arriba pueden reducir y hasta desaparecer el estrés o la ansiedad, pero el problema es más grave cuando el estrés parece no desaparecer o reducirse, y hasta los síntomas empiezan a crecer más allá de lo que desearías.

Es en estos casos que la ayuda profesional puede ser muy conveniente. Sin embargo, una contrariedad que muchos hemos enfrentado tratando de resolver nuestros problemas de ansiedad, estrés o fobias/temores es querer una solución que se adapte a nuestra personalidad, nuestro contexto y especialmente sin que tengamos que abrir nuestras intimidades a la sociedad.

Por ello, dejo para el final la recomendación del programa: Venciendo tu ansiedad (haz click para leer sobre la guía), esta guía completamente garantizada por la autora y con amplio reconocimiento mundial se adapta a tu contexto pues te muestra cómo solucionar tu situación y te da las herramientas para ganar control sobre ti, sin que tengas que abrirte a desconocidos o tengas que exponerte a mayores problemas. Date una oportunidad, y explora las posibilidades de superar la ansiedad, estrés y temores que te han detenido en tu vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.