Guía práctica para tratar la depresión

Si sufres de depresión debes estar buscando múltiples alternativas que te ayuden a aliviar los síntomas con los que convives regularmente. Hoy te traigo alternativas para que puedas intentar, y talvez con algo de suerte, puedas reducir o hasta remover de tu vida algunas de las razones por las que sufres de depresión

No tienes porqué pelear solo.

La honestidad es importante, y a pesar de mis buenas intenciones de darte material de calidad con consejos que espero puedan marcar la diferencia en tu vida, hay casos de casos y para algunas personas la depresión es una enfermedad seria que requiere atención medico-psiquiátrica. Si a pesar de darle una oportunidad a los consejos que te daré, sientes que tu situación no mejora, talvez es hora de aceptar que necesitas ayuda profesional. Estoy seguro que una vez que te atrevas a pedir ayuda, las personas que te ayudarán, lo primero que harán será felicitarte por tu valentía, pues se necesita valor para aceptar cuando se tiene un problema y buscar enfrentarlo.

Vamos pues a los consejos para combatir la depresión y esperemos estos sean tus primeros pasos a una vida más satisfactoria. La meta de esta entrada es ampliar lo que consideras tus opciones, pues de mi experiencia personal, una vez cayendo en la depresión es fácil pensar que no hay muchas salidas disponibles [haz click para leer mi historia].

Reconocer y detener tus propios auto-ataques

Deja de pelear contra ti mismo

La sociedad en la que vivimos suele decirnos que debemos humildes y modestos, de esta forma se vuelve un hábito que menospreciemos nuestras cualidades positivas y poco a poco se vuelve un hábito que acentuemos nuestros defectos. Es así cómo nos convertimos en nuestros peores críticos, otros desarrollan una dependencia en la que necesita que otros sean los que provean evaluaciones positivas sobre nosotros, y si esas evaluaciones no aparecen, entonces nos deprimimos.

Es importante que al menos dejes de atacarte, que dejes de enfocarte en tus defectos:

Si tus defectos son tan grandes como tú te imaginas, muy posiblemente las personas que te rodean no necesiten de tu ayuda para reconocerlos…

Esta fue la frase que empecé a repetirme hasta que logré abandonar el hábito de estar presentando mis defectos a las personas que me rodeaban. Es importante que recuerdes que la gente tiene poco tiempo para hacerte una evaluación psicológica y física completa, la mayoría confiará en lo que les digas. Si les dices tus defectos asumirán que sólo eso tienes, y aún si así fuese, podrías dejarles saber sobre tus fortalezas y ventajas, pues en cualquier caso eso es lo que le importa a las personas. Durante este proceso fue muy útil la guía para programación mental Maestro Mental, de esta forma pude desarrollar disparadores de comportamiento que se activaban cada vez que caía en uno de estos malos hábitos de menospreciarme o empezar a describir mis debilidades o desventajas. Te recomiendo echarle un vistazo a esta guía si te interesa crear disparadores de comportamiento similares en tu rutina diaria, pueden ser la clave del éxito que te ha eludido hasta ahora has click para aprender más de esta guía única.

Identifica que es lo que te enfurece

No dejes que la ira te controle

Mientras muchos consideran la depresión como un estado continuo de tristeza o soledad, la verdad es que muchos casos se derivan te explosiones de ira seguidas de los sentimientos de culpa y recriminación que son tan comunes para muchos de nosotros.

De la misma forma, otros tratan de cortar sus sentimientos como una forma de defenderse y protegerse, lo cuál suele cortar todos los sentimientos y drenar toda la energía emocional.

La forma en la que combates la ira es reconociéndola, es decir, encontrando que es lo que te lleva a ese estado de ira. Encontrando soluciones prácticas y racionales a esas situaciones y por encima de todo esto, aceptando que la ira es parte natural del ser humano, y aún cuando hay formas de canalizarla positivamente, dejar la ira tomar el control es un error. Para combatir la ira puedes usar la guía que te recomendé al final de la sección anterior.

Mantente activo

Encuentra actividades que siempre quisiste aprender y dales la oportunidad. Date la oportunidad.

La depresión suele robarte toda la energía, pero justo como te adelante arriba, es un ciclo vicioso pues cada vez que te absorbe más y más. Es decir, menos energía tienes y más deprimido te sientes y menos actividad tienes. Si quieres mejorar de tu depresión es importante agregar 20 minutos de actividad intensiva diaria, es decir, incrementa tu ritmo cardiaco por al menos 20 minutos.

Sal a correr, haz abdominales, únete al gym… lo que tú quieras, pero por 2 semanas cuando menos, debes asegurarte que diariamente tienes cuando menos 20 minutos de actividad intensiva. En esas dos semanas notarás un cambio en tus niveles de energía y puede ser que tu estado de ánimo. Como es usual, te sugiero echar un vistazo a la guía de entrenamiento para estar fit en poco tiempo [haz click para conocer más], pero esta es sólo una opción tienes cientos más por las que puedes optar.

Y aún si la actividad física no es lo tuyo, puedes tomar actividades que no involucren sudar pero que al menos te mantengan ocupado sea mentalmente o socialmente. Te recomiendo leer mi artículo con 45 pasatiempos para ser interesante [haz click para verlo]. También te recomendaré un artículo con detalles de porqué es importante mantenerte ocupado si deseas escapar a la depresión y hasta al estrés: curando la depresión escapando al ocio [haz click].

Evita aislarte

No dejes que tu depresión te aisle. Así es como te trata de vencer.

Es normal y casi que natural que durante una depresión empieces a aislarte y a evitar a otras personas, evitar salir a citas, evitar asistir a fiestas o hasta rechazar invitaciones a cafés. Todo esto es natural, pero es claramente noscivo, y la razón es muy sencilla: las habilidades sociales son como un músculo, si no las usas se atrofian, y cuando deseas usarlas de nuevo es realmente difícil retomar tus capacidades.

También, el aislamiento genera otro círculo vicioso que te consume y te aleja de las personas, en un punto ya no lo haces por elección propia, es simplemente la misma gravedad de tu aislamiento.

Algo que me costó aceptar durante mis episodios de depresión es que los seres humanos son animales sociales, y tenemos muchos mecanismos psicológicos que están alambrados en nuestra personalidad que sufren si no usamos nuestras habilidades sociales.

Para este caso simplemente te diré que si tu familia o amistades quieren ayudarte, no les cierres la puerta, no tienes que abrirte o exponerte a contar todos tus problemas o esperar que te solucionen tus problemas. Basta con que compartas tiempo con ellos, puedas conversar sobre otros temas o simplemente tomar un café con alguien mientras te cuentan sobre sus vidas. Mi recomendación es: escucha a otros y deja que la interacción con otras personas te recuerde que no estás solo.

Conclusión

Yo te extiendo mi ayuda, pero depende de ti aceptarla o dejarla pasar.

Por ahora dejaré esta entrada hasta aquí, pues quiero darte espacio y tiempo para revisar los materiales y enlaces que te dejé. Te recomiendo suscribirte a mi blog y estar pendiente de las futuras entradas que traerán más contenido relacionado con este post. Mi intención es mantenerme brindando consejos prácticos que puedan ser aplicados casi inmediatamente de acuerdo a tu disposición por entrar en un cambio de perspectiva y de estado de vida.

Si te atreves a estar mejor, podemos intentar juntos los métodos que sean necesarios, pero debes tomar la decisión pues sólo tú puedes ayudarte a ti mismo; sólo recuerda como te dije arriba que aúncuando pidas ayuda externa, la decisión de pedir ayuda fue tuya y esta es una acción ya de por sí valiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.