Curando la depresión: mantenerse haciendo lo mismo esperando diferentes resultados

Alguna vez te has encontrado en una situación dura en la que sientes que todo esto lo has vivido antes? Aún más frustrante, sientes que debiste estar esperándolo por que no es la segunda vez o tercera vez que pasa, puede ser la millonésima vez que pasa y aún así no estabas esperándolo. No hiciste nada para evitarlo y una vez más encuentras los mismos problemas y las mismas consecuencias amenazándote.

En esta serie de tres entradas te he dado algunas herramientras para trabajar en tus hábitos y en lo que haces a diario que podría estar afectando tus emociones y llevándote a una depresión. Si es tu primera vez en mi blog o no viste las dos entradas anteriores, entonces te sugiero echarles un vistazo para que entiendas el enfoque desde el que estamos abordando la depresión en estas entradas:

  1. Normalizar la negativo de tu vida «haz click para leer más»: en esta entrada discutimos como tendemos a aceptar lo negativo que nos pasa como inevitable y como una fuerza constante y definitiva en nuestra vida. Tienes más control en tu vida del que crees, así que toma las riendas de tu vida y llévala donde quieres.
  2. La influencia de otras personas en tu vida «haz click para leer más»: invertimos tanto tiempo de nuestras vida pensando en lo que los demás opinan de nosotros y qué tanto se preocupan de nosotros que no dejamos tiempo para pensar en nosotros y diseñar la vida que deseamos y como alcanzarla.

La entrada de hoy está enfocada en que busques romper patrones, encuentres lo que una y otra vez se repite en tu vida y que puedes evitarlo con tan solo tomar control de tu vida. Algunos ejemplos:

  • Tus relaciones son con parejas abusivas que siempre sacan provecho de ti
  • Tu trabajo/tareas se acumulan y siempre estás corriendo contra fechas límites
  • Te encuentras al final del mes buscando quién te preste dinero o simplemente no puedes salir con tus amigos pues tu presupuesto no te lo permite
  • Tu ansiedad te evita tomar oportunidades laborales y personales que parecen únicas

Antes de seguir con el proceso para identificar y solucionar patrones que mantienes repitiendo y que te consumen en la depresión, es importante que hablemos del último ejemplo de arriba. Si sufres de ansiedad puedes tratarla y hasta curarla con tan solo adquirir y seguir la guía comprobada para la cura de la ansiedad generalizada de la doctora Estér. Si aún tienes duda de si sufres de este padecimiento que aflige a millones de personas en el mundo y muchas veces pasa sin ser diagnosticado, entonces echa un vistazo a los síntomas en este artículo: ver síntomas y luego continuar leyendo «haz click». Por otra parte, si sabes de lo que te hablo y sólo buscas una solución a esta condición que te ha privado de la felicidad, entonces echa un vistazo a la guía y como adquirirla en este otro enlace: visitar guía de cura de la ansiedad generalizada «haz click».

Ahora bien, para el resto de nosotros que nuestra depresión es el resultado de lo que nos continuamos haciendo a nosotros mismos día tras día. Los siguientes párrafos te presentan una sugerencia para escapar de la prisión que tú mismo has estado construyendo y en otros casos evitar que ese hoyo que hemos estado cavando se convierta en nuestra tumba. Sé que hay diferentes tipos de depresión, y no pretendo que estas sugerencias sean una solución para todos, pero sé que ayudará a muchos, como en su momento algunos consejos me ayudaron a mí. Si te interesa conocer mi historia de uno de mis episodios más oscuros de depresión, echa un vistazo al enlace: cómo escapé al hoyo negro de la depresión «haz click».

El ciclo

La mayoría de nuestros problemas son consecuencia de nuestras propias decisiones y acciones. Aunque hay muchos factores sobre los que definitivamente no tenemos el control, tomar conciencia y corregir las consecuencias de tus acciones puede simplificar y resolver el 80% de tus problemas diarios.

Aún teniendo ese hipotético control sobre lo que está al alcance de tus acciones, es fácil que los planes no salgan de acuerdo a lo planeado y una vez más hayan consecuencias negativas. Aquí es donde está la posibilidad de entrar en un ciclo o simplemente aprender y evitar que se repita, pero esto es la siguiente sección. Así que exploremos el riesgo del ciclo.

Para este artículo definiremos un ciclo como una serie de circunstancias y acciones que se repiten una y otra vez, aún cuando los actores, condiciones y una serie de acontecimientos sean diferentes. Por ejemplo, pensemos en un trabajo donde tienes una entrega el próximo miércoles, y por la importancia de la entrega no has hecho nada más que enfocarte en ella por las pasadas dos semanas y otras asignaciones y entregas también se acumulan. De hecho, una vez que puedas hacer esa entrega el miércoles, sabes que tendrás que apresurarte a trabajar en la entrega del viernes y la que ya se avecina para el lunes siguiente. En este escenario siempre te encuentras contra reloj, tratando de escapar de las fechas límites, sabiendo que al cumplir habrá otra casi inmediatamente detrás.

Vamos con otro ejemplo con el que muchos se relacionarán: empiezas una relación pensando que esa persona es perfecta, es todo lo que habías soñado y más, pero al cabo de dos semanas la persona deja de ser tan especial y hasta parece estarte evitando. Parece que se apagó la llama así de rápido y la otra persona está tratando de escapar o simplemente no le importa. Si te has encontrado en este caso, tal vez valga la pena echar un vistazo a mi artículo sobre como alejas a las personas que te atraen «haz clic para aprender más». Lo malo de este escenario es que no es la primera vez que te pasa, parece que es la historia de tu vida; de hecho así es como muchos describen su vida romántica.

Las malas noticias es que muchas veces el ciclo es tan claro y repetitivo que te percatas de él aún antes de leer este artículo y sientes que es una maldición gitana o algo así. Veamos una forma racional de vencer esta maldición gitana.

La salida

La salida es romper el ciclo, es salirse de la rueda de hamster y dejar de estar corriendo en un solo lugar.

La salida de cada ciclo es diferente y depende de las condiciones y la situación. Sin embargo, hay algo que todas estas salidas tienen en común: la salida es la oportunidad de escapar el ciclo y puede requerir más energía que dejarte llevar por la inercia. Romper un ciclo representa esforzarse por enfrentarse a una nueva situación que no has experimentado antes, dado que usualmente antes en el ciclo seguías las acciones que te condenaban a volver a repetir el ciclo.

Muchos ciclos en nuestra vida tienen el propósito de enseñarnos algo, son oportunidades para mejorarnos y para crecer. A pesar de ello, muchos ciclos nos atrapan y se convierten en cruces con las que cargamos y en lugar de enseñarnos algo, se convierten en tortura constante.

Un ejemplo de salida a muchos ciclos que marcan nuestros propios fracasos y por consiguiente nuestras depresiones es tomar acción y control de nuestras rutinas diarias. Por ejemplo la guía maestro mental te ofrece la oportunidad para reprogramar tu mente y tu rutina ayudándote a superar ese 80% de tus problemas de los que hablábamos arriba. Echa un vistazo a la guía aquí: maestro mental «haz click».

Básicamente la salida es identificar los ciclos en tu vida para poder romperlos. La salida no será obvia, pero si logras encontrar la sucesión de eventos que componen el ciclo podrás encontrar alternativas en cada evento e intentar esas alternativas para evitar caer otra vez en los eventos que son consecuencia de esas acciones.

La trampa

Al romper un ciclo siempre habrá una trampa esperándote a la vuelta de la esquina: es fácil volver a caer en los ciclos.

Una vez que hemos caído en un ciclo en nuestras vidas, aún cuando logremos romperlo y encontrar la salida que te describía en la sección anterior. Es aún más fácil volver a caer en este ciclo que la primera vez que lo hicimos. La razón es simple, cada vez que repetimos el ciclo se vuelve más natural y más familiar, así que si dejas la inercia de tus acciones o la familiaridad de las malas decisiones implantarse en tu rutina, volverás a caer nuevamente.

Toma constante vigilancia y mejora continua mantenerse alejado de un ciclo del que ya logramos salir. Para eso te voy a dar una lista de tips que puedes encontrar útiles:

Identificar a los actores involucrados en tus ciclos: si pones siempre a una persona en la misma situación, es posible que actúen muy similarmente. Algunos amigos nos aprecian, pero puede ser que siempre nos aconsejen mal debido a sus propias personalidades o propios intereses. Una amiga de mi novia parece que siempre desea vernos peleando y por eso trae a la mesa temas de conversación relacionados con las parejas anteriores de mi novia, aún cuando mi novia claramente no desea hablar al respecto.

Identificar los disparadores de tus acciones: de la misma forma que identificas que jugar con un encendedor cerca de contenedores de gas o gasolina puede ser un peligro para ti; puedes identificar que acciones y momentos son los que disparan tus acciones. Por ejemplo, que situacions crean mayor estrés o te hacen más susceptible a discusiones o a depresiones. Identificar estos disparadores puede ayudarte a evitarlos.

Identificar la salidas a los ciclos: si ya resolviste un problema una vez, lo puedes hacer de nuevo. Si nuevamente te encuentras en esa situación de la que deseas escapar, sólo debes recordar qué hiciste la última vez que estuviste ahí y que realmente te ayudó a salir del problema.

Curando la depresión: cuando no le importas a la gente

Esta es la segunda entrada de tres artículos en los que directamente te diré lo que necesitas escuchar para empezar cambios en tu vida que puedan ayudar a tu depresión. Reconozco que muchos casos de depresión necesitan tratamientos mucho más específicos, pero como te decía en la entrada anterior, hay muchas actitudes y hábitos que estás escogiendo en el día a día que no están ayudando a tu condición. Te recomiendo leer mi entrada anterior con algunas sugerencias para lo que escoges en el día a día y un reto que puede cambiar tu estado de ánimo, mira mi artículo: 3 formas en las que te haces daño «haz click».

En la entrada de hoy conversaremos sobre como día a día escoges tener discusiones con personas a las que realmente no le importas o al menos personas que realmente no desean ayudarte. En una variación de este hábito, nos enfocamos en discusiones con personas que realmente desean ayudarnos pero que la única forma en la que nos comunicamos es mediante conversaciones destructivas.

Todos tenemos malos días, todos tenemos momentos en los que necesitamos estar solos y lo último que deseamos es tener conversaciones con otras personas. Esos días en los responder a un saludo parece una tarea difícil y molesta. El problema es cuando parece que todos tus días son así. Parece que no deseas ver o hablar con nadie, y con las personas que hablas entras en discusiones sin mucho esfuerzo. Si tu problema es sólo la ansiedad que trae pensar en interactuar con otras personas, talvez deberías tomar una pusa de este interesante artículo y ver esta otra interesante guía: solucionando la ansiedad social «haz click».

Espero hayas visto la guía de arriba o que la veas después de terminar este artículo, puede tener respuestas que estás buscando o al menos mostrarte el camino para que encuentres lo que buscas.

Continuando con esta entrada, hoy vamos a discutir como muchas de estas conversaciones y muchas de estas discusiones son innecesarias y son de las que te dejan sin energías diariamente y no ayudan en nada a tus propósitos de estar mejor. Voy a describir algunos de los casos y como solucionarlos, pero déjame saber en los comentarios, o mediante mensaje directo («haz click») si consideras que debería incluir más casos.

Pareja: tienes alguien importante en tu vida pero cada vez que interactúas terminan en una discusión. En muchos casos las personas que nos quieren sólo desean vernos en buenas condiciones, pues ellos también tienen sus propios problemas y vernos en malas condiciones sólo empeora su condición. Otras veces nuestro estado de ánimo es tóxico y parece ser infeccioso, brincando a otras personas y haciéndolas sentir mal. Finalmente, en otros casos, nuestra ex-pareja ya no está con nosotros pero aún así parece que tenemos el hábito de buscar a esa persona porque la extrañamos y no podemos dejarla ir, la conversación siempre empieza civilizada, pero el final se ve venir aún antes del primer saludo: esto será otra discusión. Para este último caso te puedo recomendar la guía para dejar ir a tu pareja y poderla poner en el pasado, esto ayudará en el proceso de sanación y en encontrar lo que mereces: tu felicidad y compartir con alguien con quien los finales de las conversaciones serán felices; echa un vistazo a la guía para superar a tu ex «haz click».

Compañeros de trabajo/clases: todos tenemos una lista de personas que parecen saber qué botones tocar en nosotros para empezar esas discusiones que drenan nuestras energías y nos llenan la mente de posibles respuestas y posibles formas de ganar la discusión. La parte irónica de estas personas es que aún cuando sabemos que su simple presencia nos llevará en esta dirección, parece que buscamos la interacción y buscamos entrar en estas discusiones. Déjame ponerte el ejemplo clásico con el que podrás sentirte más relacionado: cuando alguien te contradice en Facebook y eso te lleva a buscar formas de responder y demostrar que están equivocados; en este ejemplo hipotético, fácilmente pudiste haber ignorado el comentario y dejarlo ir, pero algo en tu mente te fuerza a buscar como responder y en muchos casos a buscar posts de esa persona para tú también contradecirla y poder desquitarte. Para este punto, mi sugerencia es que identifiques a las personas que presionan tus botones y las evites por algún tiempo mientras tú mismo encuentras esos botones y la forma de controlarte para dejar de entrar en discusiones sin valor.

Validación externa: esta no es una discusión, pero es un hábito en el que todos estamos cayendo gracias a las facilidades de la tecnología. Se trata de caer en el hábito de buscar validación en extraños, en caer en hábitos sólo para buscar la aprovación de otros. Es natural disfrutar de los cumplidos que otras personas puedan darnos en nuestras fotos de Instagram, Facebook o aún las historias de WhatsApp, y las otras plataformas sociales que estoy omitiendo. El problema es cuando te esfuerzas por hacer un post o foto, y esta no recibe la atención que deseabas. En otros casos aún más negativos, no sólo no recibe los cumplidos necesarios, sino que también es el foco de críticas y burlas de parte de desconocidos. En este punto, también te sugiero alejarte de estas fuentes de adicción por un tiempo mientras puedes corregir el centro de tu mundo y de dónde viene la validación externa que deseas. Cómo regla general, la validación debería venir de las personas que te quieren y que pueden ser honestas contigo sin buscar herirte.

Conclusión parcial

En mi compromiso de mantener mis entradas cortas para que puedas leerlas en poco tiempo y la mayoría de tu tiempo sea en aplicar lo que encuentres útil en ellas a tu propia vida, esta entrada la terminaré aquí. No cerraré sin antes apuntar como en los hábitos que describo hoy el factor común es la facilidad como acciones que afectan negativamente nuestro estado de ánimo se convirtieron en parte de la rutina y diariamente practicas estos hábitos disminuyendo tu energía emocional, amargando tus días y en muchos casos dañando relaciones que podrías arrepentirte de perder.

Sé que parece difícil pensar en soluciones y formas de corregir estos hábitos, pues si son hábitos, ya son parte de tu vida. Sin embargo, hay un método fácil de poner tus metas antes que tus defectos, corregir estos hábitos y cambiarlos por hábitos que diariamente te ayuden a incrementar tus energías, alegren tus días y en muchos casos construyan y desarrollen relaciones que enriquezcan tu vida. Para esto te recomiendo echarle un vistazo a la guía para controlar lo que parece escrito en tu mente: controla tu mente, controla tu destino «haz click».

Curando la depresión: 3 formas en las que te haces daño

La entrada de hoy será violentamente honesta. Hoy quiero abrirte los ojos a como tú tomas acciones y decisiones que terminan consumiéndote más profundamente en la depresión (sea por enfermedad o sea por estado de ánimo). Mi intención lejos de hacerte sentir culpable por estas acciones, es darte la oportunidad de que puedas escapar del círculo vicioso y logres liberarte del peso que te está hundiendo en el océano de la auto-lástima y las limitaciones que tú te impones.

Te aseguro que al menos un cuarto de las personas que tienen problemas emocionales y se beneficiarían de leer este artículo, después de leer el primer párrafo decidieron no seguir leyendo y siguieron su búsqueda por artículos que los depriman aún más u optaron por hacer el bookmark y tratar de leer el artículo otro día que tengan mejor estado de ánimo. Y parte de esto es lo que debemos corregir, para muchos sería suficiente echar un vistazo a la guía para superar la ansiedad y estrés que sugiero en este enlace: superando la ansiedad y el estrés «haz click».

Somos el resultado de lo que aprendimos en casa, de nuestras familias, amistades y especialmente de las experiencias que acumulamos. Sin embargo, si te dedicas a acumular experiencias negativas, es bastante difícil que tu perspectiva sea optimista o siquiera puedas sentirte positivo cuando en gran forma a lo único que te expones es a un mundo tóxico. Básicamente, es difícil mantenerse seco cuando vives debajo de una cascada. En la entrada de hoy analizaremos de qué formas estás alimentando hábitos negativos y como te estás imponiendo tus propios límites simplemente por la forma en la que decides interactuar con el mundo.

1. Asumir que lo más negativo es lo más real

El universo es bastante frío, a pesar de todos los mensajes inspiracionales que las personas pegan en sus muros de Facebook, Tumblr o hasta Instagram. La verdad es que diariamente hay sucesos violentos, duros, y hasta crueles. Pero esto no es toda la realidad, hay muchos otros eventos sucediendo diariamente con la misma fuerza pero en la dirección opuesta, lo que consideraríamos positivo y hasta optimista. Es decir, hay talvez tantas o más buenas noticias que malas noticias (sé que debes estar diciendo que eso es mentira, así que sigue leyendo).

Aquí es donde viene lo importante de este punto: la mayoría de la sociedad reacciona más a lo negativo y prefiere de cierta manera las malas noticias. En palabras de la prensa: las buenas noticias no venden. El cerebro humano ha evolucionado para darle mayor prioridad a lo negativo que a lo positivo.

En mis entradas siempre trato de mantener un tono de positivo a neutral, es decir, dando los hechos y que las personas escojan cuáles quieren leer de acuerdo a lo que necesitan. Sin embargo, después de estos años de estar escribiendo y notando cuáles temas atrapan el interés de los lectores, te confieso que entre más negativo, crudo o hasta exagerado sea, más lectores y más comentarios recibo sobre el artículo. Si eres chico, sólo mira otra de mis entradas con más visitas sobre como convertirte en un seductor, exitoso y atractivo «haz click».

Si aún no te convenzo, puedo darte una lista de hechos pasando alrededor del mundo sobre los que no vemos mucho en las noticias, pues los reporteros saben que una inundación matando a 10 personas atraerá mucha más atención que los miles de personas que están recibiendo mejor alimentación en un lugar remoto o que el número de personas muertas por guerras es mucho menor hoy en día que hace 200 años. No escribiré mucho al respecto, pero puedes echar un vistazo a este reporte escrito cada año por la fundación de Bill Gates dando buenas noticias: Carta de la fundación Gates «haz clic».

Qué hacer?

Ahora que estás consciente de esta forma en la que el mundo te va a alimentar más noticias negativas de las que necesitas y que tu cerebro va a enfocarse 4 veces con más fuerza en lo negativo que en lo positivo, entonces es hora de tomar acción.

Porque insistes en leer el períodico o ver las noticias si lo único que te darán a consumir son malas noticias en las que muy posiblemente no tendrás niguna influencia o podrás hacer mucho? A todos nos enseñan desde pequeños que leer el períodico o mirar las noticias es una responsabilidad para informarnos, pero cuando esta información es sólo para perjudicarte, tu responsabilidad es al menos tomar menores dósis de este “veneno”.

Te voy a poner un ejemplo sencillo y proponerte un experimento que puedes realizar cuando desees y por tanto tiempo como desees. Se trata de consumir menos Facebook, pues hoy en día muchos de los que no ven los noticieros o leen los períodicos, obtienen su información del muro de Facebook, lo cuál es aún peor pues un buen porcentaje de lo expuesto en Facebook pasa sin ningún filtro, control de calidad o cualquier medida para capturar mentiras o distinguir lo que es real de lo que es una trampa o perpetuación de rumores.

El experimento que te propongo es simple, empieza por tomarte una semana de vacaciones de Facebook, noticias en la radio, televisión y períodicos. Contrasta como te sientas al final de esa semana, al principio será difícil porque muchos tenemos esa comunicación incrustadas en nuestras vidas de tal forma que se convierte en un vicio estar constantemente revisando el muro de Facebook como una forma de escapar a otro mundo. Si tienes problemas controlando tus costumbres o deseas cambiar tus hábitos, puedes empezar por intentar seguir la guía maestro mental que te puede ayudar a cambiar como percibes y diseñas tu mundo, y si te intriga porqué uso la palabra diseñas, sólo mira la descripción de la guía aquí: convierte en el maestro de tu destino «haz click».

Conclusión

Por esta entrada sólo quiero dejarte esto para pensar, tú decides si quieres continuar llenando tu mundo con esta información que podría ser falsa o si buscas opciones para romper el ciclo y reducir el estrés, la ansiedad y lo que realmente consume la felicidad de tu vida sin que lo disfrutes.

En mis próximas dos entradas te daré estos temas:

2. Te embarcas en discusiones con personas a las que no les importa tu opinión, la discusión te desgasta y destruye tu propia imagen personal.

3. Te mantienes haciendo lo mismo esperando diferentes resultados cada vez.

Tú decides si quieres cambiar estos hábitos o si simplemente te mantendrás haciendo lo que has hecho hasta ahora y esperas a que la depresión se desaparezca por arte de magia. Tú decides y como el resto en tu vida, sólo tú vivirás con las consecuencias de tus decisiones; sin embargo, te sugiero suscribirte a este blog y echa un vistazo a los métodos y experimentos que tengo para sugerirte y tratar de mejorar la forma en la que disfrutas esta vida en estas dos entradas que están por ser publicadas en las próximas semanas.

Poder curativo de dejar ir: 4 tips

Llevaba algún tiempo sin publicar y eso se debe a que me he enfocado en un par de proyectos personales que pronto les compartiré. Pero por ahora solo me disculpo por no haber creado contenido nuevo.

Inicio mi entrada con esta disculpa pues es parte del proceso que estoy siguiendo de cerrar capítulos y abrir nuevos caminos sin mirar tanto atrás. Es parte de los cambios que estoy tomando para mejorar mi personalidad, más adelante te daré más detalles si te interesa hacer lo mismo.

Somos el resultado de nuestras experiencias y el pasado que arrastramos con nosotros. Para muchos de nosotros este pasado es tan pesado que es casi imposible avanzar, y cada paso hacia adelante parece ser dos pasos más hacia atrás.

En la entrada de hoy te describiré con 4 tips como dejar ir este pasado y trabajar para construir lo que hay adelante tuyo esperándote. Antes de seguir, te sugiero ver el producto que te permite alcanzar estas metas, maestro mental, la guía de las personas exitosas: sé mejor, sé quien quieres ser (haz click)

1. Desecha lo que no usas

En nuestras vidas terminamos acumulando muchos objetos y posesiones que no necesitamos, sea por valor sentimental o sea porque pensamos que lo necesitaremos a futuro. Se puede argumentar que es un rasgo genético que ayudó a nuestros ancestros a prepararse para inviernos fríos y a mantener recuerdos sociales.

Sin embargo, para muchos esta acumulación puede convertirse en obsesión y para muchos otros es la explicación simple a porqué sus habitaciones están llenas de cosas que no usarán de nuevo pero que no es precisamente basura.

Esta observación no es precisamente nueva y por ello es que hay tradiciones en diferentes culturas para deshacerse de lo que no usamos. Sea días en primavera que llaman de limpieza primaveral en países con cuatro estaciones, o sea la tradicional limpieza japonesa a final de año.

Hoy en día estas tradiciones han degenerado en deshacernos de posesiones para hacer espacio para nuevas posesiones que muchas veces no necesitamos. Pero se ha perdido la idea principal de la limpieza: dejar ir lo que no necesitas.

La primera vez que hagas una limpieza general será mucho trabajo no solo por el esfuerzo físico, sino también psicológico que conlleva dejar ir posesiones que en algún momento tenían un significado pero que ya no usas. Algunos ejemplos de mi limpieza a principios de este año cuando mi novia actual se mudó conmigo:

  • Las postales que mi ‘ex’ me envió
  • Las camisas que ya no me quedan pero me las regaló un tío que murió hace unos años
  • El sillón viejo que me acompañó todos mis estudios de posgrado
  • Los libros que no leí y no leeré de texto para mis estudios
  • La jarra de café quebrada que me regalaron cuando dejé mi trabajo

Todos con valor sentimental, pero ese valor está en los recuerdos y no en los objetos. Por eso dejé ir los objetos para hacer espacio para nuevas experiencias y sentimientos.

2. Deja ir los fantasmas del pasado

En lo personal no sé si creerás en espíritus o no; pero esta entrada se trata de esas experiencias o recuerdos tan fuertes, que aún cuando ya no estén ahí o hayan muerto mucho tiempo atrás, sigues trayéndolos al presente y los sientes tan vívidos como cuando ocurrieron.

Hay experiencias traumatizantes que son duras de superar, no quiero menospreciarlas y ni siquiera las mencionaré porque podría traer dolor para lectores o lectoras que tratan de evitar pensar en ellas. Sin embargo, así también hay tratamientos para muchas de ellas. Algunos tratamientos para superar el evento, mientras otros tratamientos ayudan a sobrellevar las consecuencias día a día de diferentes maneras.

Lo importante y constante en muchos casos es identificar estos fantasmas del pasado, enfrentarlos y poder restarles poder para que no determinen tu vida.

Tengo un ejemplo algo simple de mi vida personal: yo tengo miedo a las alturas en espacios abiertos, es decir, vértigo. La razón de mi vértigo la he identificado a la costumbre de mi tío de tirarme en el aire contra mi voluntad cuando apenas y podía caminar (tengo una excelente memoria). Esto me ha acompañado toda mi vida y siempre he sentido que me limita a disfrutar ciertos aspectos de la vida como viajar. Después de trabajo en ello, he aprendido a controlar mi temor para “hablarme” fuera del estado irracional de temor y poder tranquilizarme a un nivel normal. Aunque no creo que vaya a saltar en paracaídas la próxima semana, sé que puedo montarme en un teleférico con mi novia y disfrutar del viaje mirando por la ventana.

3. Deja ir a las personas que ya no están contigo

Este punto es muy difícil y por su cuenta merece todo un blog, pues lidiar con la pérdida de seres queridos es de los retos más grandes que cualquier humano enfrentará en su vida. Lo peor de ello es que tenemos que enfrentarlo con mayor regularidad de la que desearíamos.

En este punto me refiero a dos casos particulares en forma separada:

  1. Personas que dejan nuestras vidas porque mueren
  2. Personas que dejan nuestras vidas porque así es la vida

Empezaré con el segundo punto, pues espero que haya atrapado tu atención: así es la vida. Nuestros mejores amigos de la infancia cambian, se mudan o se dedican a otras actividades, de la misma forma que tú desarrollas otros pasatiempos que otras personas no comparten.

También tu ex-pareja termina contigo y es mejor mantenerse separados por un tiempo mientras ambos dejan ir el pasado. Es difícil que una herida cierre si a diario le estás metiendo una cuchillada para confirmar que aún duele. Si tienes problemas para dejar ir a tu ex, echa un vistazo a la guía para solucionar tu problema (haz click).

La forma más natural de que las personas te dejen pero de las más dolorosas es cuando mueren. Esto es parte del proceso de la vida y por más que nos duela, tenemos que aceptar el dolor y aprender a vivir con él. En general, la mayoría de las personas que murieron habrían deseado que los recuerdes con sonrisas y que continúes tu vida haciéndola valer mucho, de esa forma su recuerdo se vuelve inspirador; como podemos saber esto? Fácil, así es como la mayoría de los que seguimos vivos queremos que nuestros seres queridos procesen nuestra muerte.

Para ayudarte con esto te sugiero echarle un vistazo a mi artículo para lidiar con las etapas del duelo: superando una pérdida (haz click).

4. Perdona el pasado

Este es talvez el punto más difícil porque es el más realista y fácil de explicar, pero los humanos tenemos problemas procesando la realidad: el pasado ya se cerró, lamentar el pasado no te ayudará a construir un mejor futuro. Aprender del pasado y cerrar el proceso de aprendizaje es lo que te permite crecer y construir un mejor pasado.

Empezaré con los ejemplos:

  • Cada vez que te reprochas no haber salido con la chica de tu clase
  • Cada vez que te reprochas no haberte llevado la sombrilla aun cuando lo pensaste en la mañana
  • Cada vez que te reclamas no haber sido mejor en algo cuando hubo la oportunidad
  • Cuando te reclamas no haber dicho algo a alguien a quien ya no se lo puedes decir

Como siempre, parecerá que mis ejemplos son exageraciones, excepto el ejemplo con el que te relacionas. Te aseguro que estos ejemplos son reales y hay muchas personas que enfrentan estas cruces a diario. Las llamo cruces porque son pesos que diariamente cargan y continúan agregando más peso emocional sobre sus espaldas.

Es natural y saludable arrepentirse de errores, pues es la forma en la que aprendemos. Pero es importante terminar el proceso y convertir estos arrepentimientos en lecciones que puedas aplicar en tu vida, no como reproches, sino como reglas básicas.

Déjame reescribir mis ejemplos como reglas básicas para llevar tu vida:

  • Si una chica te atrae y eres libre para invitarla a salir, solo inténtalo, en el peor caso te rechaza y algo de experiencia ganas.
  • Si sientes que necesitas una sombrilla llevala contigo. O deja una sombrilla en tus lugares comunes para emergencias: tu auto, escuela, casa, trabajo, etc.
  • Puedes mejorar en lo que quieras. Investiga, lee y continúa mejorando. Nunca dejes de trabajar en ti mismo.
  • Si quieres decir algo a alguien, lo piensas al menos tres veces, no es ofensivo y sientes que tanto tú como la otra persona se benefician de lo que quieres decir, dícelo. Algunas cosas que no hay que pensar mucho para decirlo: cuánto quieres a las personas, qué tan bien lucen y el buen gusto que tienen en algo.

Algunos tips adicionales para perdonar el pasado: dejando ir el pasado sanamente (haz click).

Conclusión

Descubrirás que aplicar estos cuatro puntos te liberará de grandes pesos en tu vida y puede ayudarte a trabajar más en tu persona.

Cuando dejes ir personas u objetos de tu vida, solo estás abriendo espacio para nuevas experiencias y riquezas (no necesariamente materiales) de tu persona actual. Tú ya no eres la persona de tu pasado, así que deberías darte espacio para obtener lo nuevo que tu persona del presente y futuro merecen y encontrarán en la vida. Antes de darte un ejemplo, te recomiendo la guía que me ha permitido rediseñar mi propia vida: sé el maestro de tu destino (haz click).

Te dejo con una metáfora: haces tus compras en el supermercado y a la hora de cancelar tus compras luces y sirenas se activan! Eres el ganador de la promoción cliente 10,000,000 de la cadena de supermercados. Además de la sorpresa y lluvia de confetti, te has ganado un Aston Martin edición especial. En ese momento detienes la celebración y les dices a todos: muchas gracias, pero no tengo espacio en mi casa para el auto, ya tengo una bicicleta en el garage.

Es una mala metáfora, pero la vida de muchos se refleja exactamente en esta metáfora. Cuando van por la vida sin esperarlo oportunidades increíbles se abren y las dejamos ir, solo porque no tenemos espacio para tomarlas.

Propósito de este año: hacer el mejor año de mi vida

Estamos cerca de año nuevo y aún está en el aire el sentimiento de novedad y de una nueva oportunidad. Mientras muchos lo toman como una buena oportunidad para evaluar sus vidas y hacer algunos cambios para mejorarlas, otros optan por la opción de deprimirse por el año que acaba de terminar. En la entrada de hoy, tengo un poco para todos y la idea es que para cuando termines de leer esta entrada y las otras sugeridas, digas conmigo:

Este año será el mejor año de mi vida

Es importante que te lo digas y no estoy bromeando. Quiero que al final de esta entrada tengas la motivación para intentar este experimento:

  1. Irás al espejo
  2. Te verás directo a los ojos
  3. Honestamente te dirás: este año trabajaremos juntos para hacerlo el mejor año de nuestras vidas

Si logras este sencillo experimento, te garantizo que estás empezando con el pie correcto el año y has tomado una acción real que repercutirá en tus decisiones y acciones para empezar a cambiar tu vida de forma positiva.

Motivación personal

Si has seguido mi blog conoces algunas de mis historias y cómo a veces mi vida no va tan bien, no soy para nada optimista y tengo frecuentes episodios de depresión. Usualmente estoy recomendando la guía para controlar la Ansiedad <ver la guía de superar ansiedad generalizada>. Sin embargo, sé que es posible superar esos episodios y salir triunfante, tomar acciones y después de cada mal momento de tu vida levantarte mucho más fuerte y con una nueva perspectiva de la vida que muchos otros nunca podrán tener. Si piensas que soy alguien optimista repartiendo buenos deseos, porqué no echas un vistazo a historias que he escrito sobre como la vida decide repartirme parte de las peores cartas de la baraja: cuando todo falla y como recuperarse <has click> y la historia de como escapar a la prisión de la depresión <haz click>.

Quiero transmitirte lo que he aprendido en mi vida. En parte porque deseo reenforzarlo en mi mente mientras lo escribo. Mientras otra parte es porque siento que he descubierto varios aspectos importantes durante el proceso de batallar la depresión y la ansiedad que pueden ayudar a otras personas.

Motivación mitológica

La razón por la que la tradición de proponernos nuevas metas y examinar nuestra vida al terminar el año y empezar otra puede ser seguida históricamente hasta el Imperio Romano. Ellos tenían un dios llamado Jano (Janeiro, January y de donde deriva la palabra Enero, mira Wikipedia aquí). Este dios marcaba el cierre de ciclos y tenía una cabeza mirando hacia el pasado y otra hacia el futuro, la idea de dedicarle un mes y el primero de Enero era analizar lo que has hecho durante el año y qué harás a futuro.

No quiero ir en zonas místicas o mitológicas, sólo pensé que la referencia histórica te podría gustar y responder a la pregunta de los niños de porqué año nuevo se celebra en Enero, o qué significa la palabra Enero. Cómo sea, vamos a los propósitos de este año y como hacerlo el mejor de tu vida.

La mente construye la realidad

Lo que pongas en tu mente y lo que te propongas determina lo que será de ti en tu vida. Este mensaje lo has escuchado tantas veces como yo, y probablemente, al igual que yo simplemente has concluído que es buenas intenciones y fe en algo que no se puede cambiar. Sin embargo, aquí está la parte de mi historia:

Hace un año frustrado con cortar con mi novia de varios años… mejor dicho, que mi novia de varios años me cortara después de conocer a alguien más compatible (ouch!)… y sentir que mi carrera no iba en ninguna dirección. Miré al espejo y dije: no soy quien quiero ser, soy quien se supone hace feliz a otras personas, pero no de la forma que me hace feliz a mí.

Para empezar decidí que quería dejar de estar solo y triste tan frecuentemente y para ello necesitaba amigos, es decir, personas para compartir aventuras y buenos recuerdos. Es difícil encontrar este tipo de personas, pero definitivamente es más difícil encontrarlas cuando lo único que hago es estar en mi casa y encerrarme en mi propio mundo. Si le doy oportunidades a la gente, lo más seguro es que me decepcionarán (no puedes negar que soy realista), pero en el proceso acumularé aventuras que podré contar a otras personas que conoceré en el futuro.

Conocí a dos amigos, una chica Brasileña y un chico Inglés, que llegaron de visita a mi oficina durante un periodo de tres meses y tomé la misma actitud de Jim Carrey en “Yes man” (echa el vistazo a la película aquí si no la conoces): básicamente aceptar las invitaciones a comer a fuera y visitar los lugares turísticos de la ciudad que ellos no conocían.

De esta forma acumulé varias docenas de fotos que la chica brasileña tomó con su cámara Polaroid que en este momento están pegadas en la pared en frente mío recordándome todas las aventuras que acumulamos en tan solo 3 meses como si hubiera sido una década de aventuras juntos.

Esto me lleva a la primera lección de esta entrada que debes tomar a tu corazón:

Lección #1: El tiempo es absolutamente relativo y contiene tanto como puedas empacar en él, depende básicamente de tu disposición para hacer uso de él y con quién lo compartirás.

De una forma similar empecé a seguir los consejos de la guía de Maestro Mental para superar la forma en la que siempre terminaba describiéndome negativamente a las personas y con esto en la mayoría de veces terminaba alejando a las chicas que me interesaban. Si aún no has visto la guía o como una serie de pasos pueden cambiar tu personalidad, echa un vistazo a la descripción aquí: Maestro Mental <ver la guía>. También hice un review de esta guía con más detalles e ideas de porqué empezar a seguirla en este artículo: revisión de la guía Maestro Mental <haz click>.

De esta guía aprendí el truco de mirarme al espejo como si hablara con otra persona y repetirme justo las características que quería adquirir y cómo estaba trabajando por ellas. Es importante que te hables como si le hablaras a un amigo, recuerda que eres más receptivo si te hablan con amistad que si te ordenan y te hacen sentir culpable. Todo esto lo aprendí mientras leía la guía de Maestro Mental y entendí como la mente puede ser empujada a mantener cierta tendencia para asegurarte el éxito en tus propósitos.

De la misma forma que una depresión te empuja constantemente a decisiones que te mantienen en un estado negativo y de fracaso, puedes crear cierto “momentum psicológico” que te ayude a lograr éxitos en tus metas.

Esto me llevó a la segunda lección que quiero que tomes de esta entrada:

Lección #2: cada acción para reafirmar tu estado psicológico tiene una reacción en tu estado anímico

Quería ponerlo de forma que sonara científico, pero en pocas palabras, si trabajas en sentirte mejor tus esfuerzos no se desperdiciarán porque estarás logrando crear cierto efecto en la dirección que tu estado anímico tiene. Si estás muy deprimido, recuerda que necesitarás más esfuerzo, pero esto vale la pena. Una vez que venzas la depresión serás mucho más fuerte y podrás alcanzar las metas que quieras.

Conclusión y pasos a seguir

El control de lo que vendrá en este año definitivamente no está por completo en tus manos, no puedes controlar los efectos del clima, el estado socioeconómico mundial o los eventos de la farándula; sin embargo, el control de lo que pase en tu vida está absolutamente en tus manos, pues tú decides la calidad de tu estado emocional y cómo puedes prepararte para recibir lo que venga.

Mira los enlaces que te sugerí y trata de identificarte con cada historia en la forma en la que son similares a tu propia vida.

Te agradezco que hayas llegado hasta este punto de la entrada, pues demuestra tu compromiso con alcanzar nuevas metas y con hacer de este año el mejor año de tu vida. Eso es una buena señal y deseo dejarte dos tareas concisas que se traducirán en ganancias directas en tu vida y las podrás identificar en algún tiempo como el primer paso:

  1. Ve directamente al espejo y habla contigo, debes decirte lo positivo que será este año y cuánto lograrás. Qué tan alto volarás y cómo desde el fondo de tu corazón sabes que es verdad, no estás tratando de engañar a nadie, porque no puedes engañar a esa persona en el espejo. Sólo puedes decirle la verdad, como a un amigo real.
  2. Quiero que escribas abajo en un comentario un propósito para este año! No es sólo por dejarme una señal de que leíste el artículo, es porque una vez que reconozcas lo que deseas, debes tomar la primera acción para hacerlo una realidad. Puedes dejarlo como anónimo, pero quiero que tomes acción y lo hagas lo antes posible.

Porqué fracasar fue lo mejor de mi vida: 3 historias

Han pasado 6 meses desde mi última entrada en este blog, pero por lo que verán de las historias abajo, se debe a que he estado ocupado. No necesariamente de la forma positiva, pues del título podrás inferir que las cosas no han estado positivas en mi vida. Pero de esto es de lo que se puede aprender más y esa es la lección que quiero que puedas aprendar como yo la aprendí en los últimos 6 meses.

Me he topado con cientos de posts en Facebook, Twitter u otros blogs en los que te dan un mensaje positivo como: “si te mantienes positivo, las cosas mejorarán” o “si crees en el destino, todo se arreglará” o “la vida quiere lo mejor para ti, sólo deja que todo siga su curso“. De estos, el último tiene algo de verdad, pero en general todos son falsos, pues tu vida es lo que haces de ella y como disfrutas el poco tiempo de vida que tienes en este tercer planeta desde el sol. Hoy te contaré de tres fracasos graves que tuve durante los últimos 6 meses, tres fracasos que me pegaron en tres aspectos importantes de mi vida: sentimental, profesional y económico.

Fracaso Sentimental

Empezaré con el más fácil de explicar y con el que muchos se sentirán identificados porque es tan común alrededor del mundo que todos podemos escribir una historia al respecto. La historia es simple:

  1. Te enamoras de una chica/chico especial.
  2. Esta persona toma una posición protagonista en tu vida y no te puedes imaginar una vida sin esa persona
  3. Tienes problemas pero logras arreglarlos
  4. Llegas al punto en el que te das cuentas que amor no es suficiente y por las circunstancias, la única respuesta es terminar esa relación por el bien de ambos.

La historia y las razones por las que tuve que terminar con mi ex-novia las describo en otra entrada en mi blog dirigido a chicas, pero si te interesa leer los detalles echa un vistazo a este enlace: porqué terminar fue la mejor decisión «haz clic para leer más». En pocas palabras, no teníamos las condiciones para continuar a pesar del sentimiento.

Aunque las razones son claras y la mente decide algo basado en la mayor ganancia a mediano y largo plazo, es difícil explicarle eso al corazón y claramente este fracaso sentimental llegó realmente adentro de mi corazón y me trajo a mis rodillas. Es difícil recuperarse de algo que pensabas que era la solución definitiva a la búsqueda de esa persona especial en tu vida.

Sin embargo, las relaciones son como libros, y aunque haya disfrutado una con mucha pasión y llegar al final me haya entristecido, otras relaciones me esperan adelante y lo que haya aprendido de esta relación puede ayudarme a asegurar el éxito de la siguiente relación en la que me encuentre. Por supuesto, esto no fue algo que acepté o tomé como un hecho inmediatamente terminada la relación con mi ex, me tomó seguir con dedicación la guía para superar a mi ex, echa un vistazo a la descripción en este artículo: revisión de la guía para superar a tu ex «haz click».

Seis meses después de haber terminado con una relación por acuerdo mutuo, me encuentro en una nueva relación que me da otra perspectiva en respecto a la pasión de una relación. Esta nueva relación supera las condiciones adversas de la relación anterior y además trae nuevas experiencias a mi vida que me motivan y me ayudaron con mis otros dos fracasos de este medio año.

 

Fracaso profesional

Si tienes una carrera profesional, o sea lo que sea a lo que te dedicas, que además de brindarte sustento económico te brinde esa satisfacción de estar contribuyendo con el avance del mundo, entonces sabrás la sensación de dedicar horas, días y meses a tareas que simplemente deseas ver terminadas. Tareas que talvez no hagan mayor cambio en tu progreso profesional pero que son parte de lo que deseas hacer con tu tiempo laboral. En algunos casos es levantarse temprano a diario o trabajar hasta tarde repitiendo la misma tarea una y otra vez tratando de lograr los resultados que deseas.

Sin embargo, en muchas ocasiones no importa tu esfuerzo o sacrificio, simplemente el éxito te evade y terminas fallando. No importa tu sacrificio, esfuerzo o pasión, a veces las condiciones son adversar y por más que pongas de tu parte, no se puede evitar. No podemos controlar el clima, las condiciones de mercado, las oportunidades que se abren y cierran.

El éxito si bien requiere sacrificio y esfuerzo constante, también depende en gran medida de la simple y pura suerte. Hace un tiempo escribí otro artículo sobre tomar el control del destino y mediante rituales regulares incrementar la posibilidad de alcanzar el éxito en tus metas, puedes ver el artículo aquí: controlar tu destino «haz clic».

Aún tomando todas estas medidas, el éxito no siempre está garantizado y a veces la compañía en la que trabajamos simplemente decide que el proyecto en el que trabajas ya no es tan importante para ellos y deciden reasignarte a una nueva tarea. Efectivamente esto impactó mi ego y la forma en la que me definía. Después de tantas horas, parte de mi orgullo personal y parte de lo que pienso de mí se reflejaba en este proyecto, y sin mayor miramiento, mis jefes deciden declararlo inútil e innecesario; así que lo interpreté como una ofensa directa y esto me hizo perder mi pasión por mi trabajo.

Me tomó algún tiempo poder entender que las decisiones sobre proyectos y metas responden al mercado y a factores externos, en algunos casos ni siquiera tiene que ver con las personas pero con decisiones externas que se reflejan en qué proyectos o puestos pueden continuar. Nuevamente, esta lección no fue mi primera interpretación y realmente me tomó algo de tiempo poder verlo así y aún más, me tomó tiempo poder superar la depresión en la que caí como consecuencia de este fracaso profesional. Tuve que revisitar mi progreso en la guía para superar la ansiedad de la que fui presa una vez iniciado el nuevo proyecto, te recomiendo leer sobre esta guía si aún no la conoces «haz clic».

 

Fracaso económico

En muchas ocasiones parece que la vida está enfocada en hacernos trizas y nuestros problemas vienen en múltiplos de tres. Además de perder el amor de mi vida y mi trabajo declararme como un proyecto innecesario; las inversiones en las que tenía mis ahorros simplemente fallaron, en un mercado dinámico algunas veces las inversiones riesgosas simplemente fallan y te dejan con menos de la mitad de lo que habías empezado. Eso si se tiene suerte, pues en otras ocasiones las inversiones se llevan todo el dinero que pusiste en ellas.

Me gustaría decir que este fracaso tiene un final feliz en el que recuperé de alguna forma mi dinero. Pero el final feliz que tengo para este fracaso va en otra dirección: el dinero va y viene, la salud y las personas que queremos no. Mi dinero se fue y por alguna razón tomó una gran parte de mi energía emocional pues sumado a los otros problemas que tenía me llevaban a una única conclusión: soy un fracaso y todo en lo que estoy trabajando falla.

El hecho de tener tres aspectos de mi vida fallando simultáneamente no es nada novedoso, y sé que muchos de mis lectores se identificarán con esa tendencia de tener estas situaciones como resultado de múltiples aspectos de su vida poniéndose más difícil de lo normal. De hecho, hace un tiempo analicé la situación en este artículo: como escapar de la prisión de la depresión «haz clic».

Conclusión

La vida es una continua batalla por encontrar qué nos define y que nos proporciona felicidad, incluyendo hacer felices a otros que nos llenan de sentimientos positivos. Aún cuando contemos con todos estos buenos deseos y momentos, las situaciones amargas y los períodos de condiciones contrarias a nuestras expectativas son inevitables. Lo importante es tomar de esos períodos lo que podamos para mejorar y volvernos más fuertes.

También es importante forjar en el calor  de esas pruebas difíciles un carácter con valores que te definan y que apesar de las situaciones a las que te enfrentes, no traicionarás. Valores forjados en estas condiciones pueden ayudarte a mantener clara la imagen de quien eres para ti mismo y hasta donde llegarás para reversar lo que sea que estés pasando.

Finalmente, aunque encontrarse en situaciones de fracaso es inevitable, tomar medidas para reducir la frecuencia de estos fracasos es totalmente posible. No extenderé mi artículo mucho más para explicar ese punto, pero echa un vistazo a esta guía en este enlace: maestro de tu mente, maestro de tu destino «haz clic».

3 tipos de procrastinador: siempre a última hora

Un procrastinador es la persona que trata de retrasar lo que tiene que hacer la mayor cantidad de tiempo posible; es decir, esperar hasta que tenga que hacer algo porque no hay otra opción. Para saber si eres un procrastinador, déjame preguntarte algo: ¿Eres de las personas que dice trabajar mejor bajo presión? ¿Has pensado que tu vida sería más fácil si hicieras todo lo que quieres cuando quieres? ¿Cuántas veces has prometido que será la última vez que lo dejas todo para el final y aún así te encuentras nuevamente con la presión, frustración y ansiedad sobre tus hombros?

Hoy te describiré los tres tipos de procrastinador y espero que si sientes que eres uno, puedas identificar de cuál tipo y esto te ayude en el proceso para corregirlo. Tu vida podría ser mucho más sencilla y mucho más exitosa si tan solo pudieras poner tus energías en la forma correcta en tus proyectos, tareas y aún en tus sueños y cómo los ejecutas.

Si prestas atención, las personas exitosas, las personas que alcanzan sus sueños y se convierten en nuestros héroes o al menos las personas que desearíamos imitar; son personas que han logrado la disciplina y dedicar el tiempo necesario para la constancia que requiere alcanzar cualquier sueño que valga la pena. No le resto mérito a estas personas, simplemente trato de hacerte notar que lo que te separa a ti de tu ídolo es dedicar el mismo esfuerzo y tiempo para alcanzar las habilidades que ella o él tiene.

Muchas veces enfocar nuestra energía de la forma correcta puede hacer toda la diferencia si tan sólo la enfocamos de la forma correcta y aprendemos a enfocar nuestra mente a alcanzar lo que realmente deseamos. De hecho, antes de entrar a la descripción de los tres tipos de procrastinadores y sus razones para actuar así, toma un minuto y echa un vistazo al método Maestro Mental que te muestra la técnica comprobada para programar tu mente para el éxito y la felicidad en tu vida, haz click aquí: Maestro Mental.

1. Rebelde

Este es el tipo de persona que desea castigar a otros con falta de esfuerzo o dedicación. En breve, este tipo de procrastinador no está satisfecho con algo que debe hacer básicamente por problemas con la persona que se lo solicita, así que retrasa la ejecución de lo que debe hacer tanto como sea posible como una forma de castigar a esa otra persona, compañía o aún a la misma sociedad.

Si alguna vez has ido a un servicio público o a algún banco conocerás a este tipo de persona; es la que te tiene esperando en la fila y parece no importarle que lleves horas esperando, simplemente no es su problema, es esa cajera que parece disfrutar hacer esperar más a la gente de lo que necesita.

Un poco menos evidente, pero que muchos podrían reconocer, es el empleado al que se le requiere un reporte o una tarea y por problemas con el jefe, simplemente posterga realizar el reporte o presentación hasta que quede poco tiempo para ello o del todo no lo hace.

El problema con este procrastinador es que los efectos negativos son sólo sobre sí mismo pues en lugar de castigar a las otras personas se castiga a sí mismo extendiendo el tiempo necesario para las tareas solicitadas, ganándose el desprecio o al menos malos sentimientos de las personas que son perjudicadas pero que al final del día regresarán a sus propias vidas y continuarán con lo suyo, mientras el procrastinador escoge y continúa con la siguiente víctima.

2. Miedo al fracaso

Este es fácil de entender y no se trata de retrasar el progreso del mundo como el anterior como venganza a los demás, como en el caso anterior. Se trata del temor al fracaso.

Es natural desear evitar fracasar en lo que hacemos, nadie desea fallar aunque sea parte del proceso natural de aprendizaje en todo campo y acción. Sin embargo, muchas personas sufren de un temor extremo que los lleva a procrastinar aún su propia felicidad y éxito como forma de evitar fracasar. En palabras simples: si no te arriesgas, no pierdes.

En algunos casos el temor puede ser tan grande que puede ser paralizante y puede limitar hasta donde llega una persona simplemente por el temor a equivocarse o fallar. Este temor se manifiesta en ansiedad y síntomas relacionados, si te identificas con temor a fallar, porqué no le echas un vistazo a la guía para manejar, tratar y hasta curar la ansiedad en tu vida «haz click».

El temor es una reacción natural, pero es simplemente una forma de señales que te informan la situación del mundo que te rodea; pero no debes permitir que el temor te paralice y evite alcanzar todo tu potencial como para llegar a lo que deseas. Algunas veces necesitas arriesgar si deseas ganar, y en muchos casos debes estar preparado para fallar y aprender de esas fallas de la forma correcta para crecer. Mira el enlace que te sugerí arriba para aprender a preparar tu mente para este proceso de crecimiento y aprendizaje.

3. Miedo al éxito

Dejé la personalidad más controversial para el final, pues muchos pensarán que no existe alguien que tenga miedo al éxito o que postergue su éxito sólo por miedo a lo que muchos interpretan como felicidad. Sin embargo, muchos allá fuera se auto-sabotean y evitan realizar su trabajo simplemente porque tienen miedo a tener mucho éxito y que esto les traiga consecuencias negativas.

Un ejemplo sencillo es personas que piensan que sus habilidades no son tan geniales como los demás piensan, así que si llegaran a alcanzar una nueva posición laboral o llegaran a sobresalir en deportes, música o aún en el colegio, cuando todos presten atención simplemente descubrirán que es un mentiroso o que lo ha logrado todo por suerte.

Podrás decir que estoy exagerando, pero si analizas tu vidas te darás cuenta que muchas veces has dejado pasar oportunidades únicas por temor a que todo salga como deseas y alcanzar justo esa meta y que el éxito te traiga complicaciones. Por ejemplo, un trabajo que te exija más de lo que estás dando ahora y aunque te resulte más satisfactorio y mucho mejor remunerado, te tomará más tiempo y esfuerzo.

Déjame cerrar esta entrada con una pregunta sencilla: si no tienes miedo al éxito, porqué buscas excusas para evitar iniciar todos esos proyectos de vida que siempre has deseado? Porqué no tienes las citas con las personas que te interesan? Porqué no aprendes los idiomas que siempre te han interesado? Porque no tocas el instrumento que siempre deseaste aprender a tocar?

Tengo dos posibles respuestas para estas preguntas: 1) tiempo o 2) has tenido miedo de intentarlo y fracasar o aún peor, tener éxito y que eso no te satisfasga tanto como piensas. Puedes echar un vistazo a los enlaces que te sugerí arriba y tomar acción para convertir tu vida en lo que deseas. Deja de postergar tu felicidad, empieza a hacer lo que tienes que hacer para alcanzar tu felicidad y éxito personal, profesional y aún más allá.

Te recomiendo echar un vistazo a mi video de características de personas altamente efectivas y exitosas «ver video en YouTube».

10 Características para ser un ganador

¿Eres un ganador o te gustaría ser uno? En la entrada de hoy te describo 10 características comunes en todo ganador que trabaja con disciplina en convertir sus sueños en metas y seguidamente alcanzar esas metas. Si nunca te has considerado un ganador, talvez es hora de empezar a trabajar en estas características y convertirte en uno. Para cuando termines de leer esta entrada, espero que estés motivado a hacer cambios en tu vida que te acerquen a tu destino de éxito.

Un ganador es alguien que consistentemente alcanza lo que se propone, es alguien que disfruta su vida y disfruta los nuevos retos como una forma de continuar creciendo. Es alguien que controla su destino y puede influenciar positivamente a otras personas. Estos tips son orientados a un estilo de ganador positivo que no necesita que otras personas fallen o pierdan para poder avanzar en la vida. Todo depende en que tan alto quieras volar y cuánto en disposición de trabajar para alcanzarlo.

Si aún piensas que te falta control de tu vida o que nunca has estado en control de ella, antes de leer los siguientes hábitos, echa un vistazo a mi entrada previa de cuatro preguntas para tomar el control de tu destino «haz click».

Si estás preparado para controlar tu destino, vamos sin más preámbulos a los hábitos y características que necesitas desarrollar y volver parte de tu personalidad como ganador.

1. Perseverancia

Se trata de la habilidad de continuar intentándolo y trabajando a pesar de las dificultades, obstáculos y hasta fracasos en el camino. Continúas intentándolo hasta alcanzar tu meta. Algunas personas lo llamarían testarudez, pero como ya verás al ponerlo en contexto con las demás características, es importante reconocer que habrán obstáculos y momentos de duda, es importante reconocer que la “testarudez” de continuar persiguiendo tu meta aunque sea difícil es lo que te lleva volar más alto que cualquier otro que haya intentado lo mismo.

Déjame poner un ejemplo sencillo, alguna vez has tratado de aprender a tocar algún instrumento o aprender un nuevo idioma? Es natural pensar que al principio será difícil y cometerás muchos errores, necesitarás práctica y más práctica antes de alcanzar un nivel con el que te puedas sentir satisfecho. Este nivel lo alcanzarás únicamente si no dejas que los errores del principio disminuyan tu motivación ni te hagan olvidar porqué deseas esa meta.

Muchos fallan en esta característica por una falta de claridad en lo que desean y el primer obstáculo los obliga a abandonar sus sueños. Si continuas leyendo te sugeriré un método probado científicamente para desarrollar tu perseverancia y mantener la motivación cada día y cada hora; esto sin duda es una ventaja cuando estás en el camino a realizar tus sueños.

2. Paciencia

Esta característica va en extremo ligada a la anterior, pues si por un lado necesitas la fuerza para resistir la “tormenta de obstáculos” que acompañan a cualquier proyecto o meta que te propongas, también necesitarás la paciencia para dejar esa tormenta desaparecer sin que te fuerce a tomar decisiones apresuradas o que minen con el tiempo tu motivación o visión de tus sueños.

Es natural desear ver nuestros sueños realizados lo antes posibles, y entre más lo desees, más motivación recibirás. Sin embargo, entre más grande sea este sueño, mayor será el esfuerzo que deberás realizar y esto tomará mucho más tiempo.

Hay una regla que se conoce como la regla de las 10,000 horas; básicamente, si deseas obtener total conocimiento o dominio de un área, por ejemplo música o aún algún tipo de ciencia, necesitas invertir en promedio 10,000 horas. Si haces la matemática, un doctorado son aproximadamente 3-5 años dependiendo de la universidad y país, y esto se traduce en aproximadamente esa cantidad de horas. Convertirse en un músico prodigioso o atleta de nivel profesional requiere práctica y perseverancia todos los días durante varios años y usualmente esto se traduce en aproximadamente esas 10,000 horas.

Parece demasiado tiempo, pero si lo analizas un poco es también realmente positivo sabe que puedes hacer lo que tú quieras si inviertes suficiente tiempo y perseverancia en alcanzarlo, cómo te mencionaba en la entrada que te recomendé arriba, no necesitas recibir ningún regalo divino para lograr lo que deseas, tú escoges si lo deseas o no, luego con suficiente tiempo y trabajo en ello lo alcanzarás.

3. Saber que lo lograrás

Si has desarrollado la paciencia en tu vida para esperar lo que debe pasar para que tu plan se realice y si tienes la perseverancia para seguirlo intentando las veces que sea necesario; entonces simplemente debes agregar la firme convicción de que vas a lograrlo. En este punto todos fallamos en algún momento: tener dudas de nuestras capacidades para ser felices.

El temor nace directamente de la ignorancia, lo que no sabemos nos aterra. Por eso encontrarás muchas personas con temor al futuro, con temor a intentar algo nuevo pues desconocen si tendrán éxito o fracasarán.

Mantendré este punto corto, pues en futuras entradas y en el método que te describiré hacia el final de esta entrada hay muchas medidas fáciles de seguir que te ayudan a disminuir y hasta eliminar estos temores sin fundamento. Sin embargo, de esta característica quiero que te lleves un mensaje corto para recordar: “si lo estoy intentando es porque sé que lo lograré”.

4. Ver lo que haces como placentero

Con la motivación adecuada cualquier tarea se puede visualizar como un placer y mucho más que simple estudio o trabajo. Cuando tu motivación y metas están alineados con lo que haces, entonces cada paso o minuto que inviertes en esas actividades son más horas que estás sumando en alcanzar tus sueños y en convertirte en la persona que has visualizado siendo feliz.

El método que te vengo mencionando desde arriba llamado Maestro Mental te ayuda a descubrir en tu día a día qué actividades te hacen feliz y como mantener estas imágenes como parte de tu rutina para visualizar tu trabajo como parte del plan maestro para alcanzar tus sueños.

5. Habilidad para planear, organizar y priorizar

Sé que muchos de los lectores leerán este punto y responderán inmediatamente con: “ahí está mi problema pues yo no tengo organizaicón“, y sé que esa es la reacción natural pues fue la mía cuando empecé a seguir Maestro Mental y pensaba que así nací, crecí y posiblemente moriré; sin embargo, como el método te enseña con ejemplos biográficos, somos lo que decidimos ser y tú tendrás tanta organización y planeación como te permitas adquirir.

Si puedes planear como alcanzarás tus metas y cuando, así cómo los priorizar los pasos que te ponen en la dirección de disminuir la distancia entre tú y esos grandes sueños que te has permitido tener, entonces simplemente tendrás que ejecutar ese camino que has dibujado para ti y llegar a donde quieres.

Muchos pueden soñar en grande pero es la ejecución lo que separa a un ganador de un soñador. En la ejecución usarás mucha de tu perseverancia y paciencia; es por ello que ver cada una de las submetas alcanzadas puede ayudarte a mantener tu motivación al máximo, ya que estás constantemente revisando tu progreso en el mapa que has dibujado para ti.

6. Saber cuando y como adquirir el conocimiento para alcanzar tus metas

Si estás leyendo esta entrada estás en la dirección correcta pues entiendes como prepararte puede ahorrarte tiempo y puede ayudarte a enfocarte en lo realmente necesario para el éxito.

En muchos casos leer guías, tomar cursos, asistir a seminarios y buscar mentores son sólo pasos que te dan las herramientas para convertirte en una persona exitosa. Muchos han viajado el camino del éxito y se han convertido en héroes y personas influyentes que hoy admiramos: científicos, artistas, cantantes, actores, empresarios, activistas sociales, escritores, etc.; ellos han caminado pasos muy similares y en muchos casos, como verás abajo, ellos se inspiraron en sus propios héroes. Ahora, porqué tú deberías redescubrir este camino e inventarlo de nuevo.

Simplemente toma el tiempo de seguir estas características y puedes echar un vistazo al método Maestro Mental para adquirir la herramienta que te garantiza el éxito y felicidad en tu vida. Echa un vistazo a «más detalles de la guía aquí».

7. Fuerte y definido sentido de propósito

Cuando tienes al menos una meta en tu vida, tu vida tiene sentido. No estás simplemente sentado esperando para confirmar si eres inmortal o no. Una meta, por simple que sea, por grande que sea, si piensas que es lo que te ayudará a ser feliz es realmente importante y tienes que hacer todo lo que puedas por alcanzarla.

Interesantemente, una vez que logras alcanzar una meta has descubierto un camino que desearás repetir una y otra vez.

Muchas personas que sienten que su vida no tiene propósito es probablemente porque nunca se han sentado a analizar cuales son las metas que motivan su día a día y porqué deben enfrentar sus temores para acercarse a esas metas. Es muy importante que en estas metas incluyas tu felicidad como parte de la ecuación.

8. Mentalidad positiva

Optimismo y positivismo irracional son características que personalmente encuentro molestas. Sin embargo, poder visualizar tu éxito y los beneficios que te traerá en cada nivel puede ayudarte a mantener la motivación a un nivel que alimentará las otras características de esta lista.

Similar a como te sugerí arriba, debes mentalizar que estás en la aventura de alcanzar tus sueños porque puedes alcanzar esos sueños. Sólo te permites perseguir sueños que realmente puedes alcanzar y por ello estás invirtiendo tu tiempo y esfuerzo en ello.

Tu mentalidad positiva debe repetirte que tú puedes lograrlo y cada paso en tu plan es el paso correcto para lograrlo. Encontrarás muchas otras personas en tu vida que tendrán dudas y que apuntarán a aspectos negativos en tus planes, ellos son suficiente influencia negativa en tu camino al éxito para tú también sumarte a ese proceso.

9. Imágenes sensoriales ricas y detalladas de tu éxito

No confundas este punto con “pensar que todo saldrá bien“. Este punto se trata de visualizar el éxito de tus metas, cómo te sentirás al lograrlo, cómo olerá el éxito y como se sentirá. Una vez que puedas visualizar todo esto, podrás asumir que ya lo alcanzaste y simplemente estás repitiendo lo que hiciste para lograrlo. Esta característica ayuda a reducir el temor al fracaso, porque en tu mente ya lo alcanzaste y simplemente lo repites de nuevo.

10. Buscar modelos o mentores para obtener inspiración

Cómo te mencioné arriba, conocer a alguien exitoso o aún inspirarse en su vida es algo que las personas exitosas también hacen. En la antigüedad las personas se inspiraban de las leyendas de héroes, por ejemplo Alejandro Magno se inspiró de las hazañas y proezas de las leyendas de Hércules; mientras que cientos de conquistadores y generales se han inspirado por las estrategias de Alejandro Magno.

Tienes muchas opciones, desde las biografías de grandes personalidades que están relacionadas al tipo de metas que quieres alcanzar hasta contactar a personas que pueden darte tips y consejos para ser como esas personalidades. Si te interesa esto, piensa en suscribirte a este blog pues en algunas semanas estaré escribiendo una entrada sobre como contactar a tus héroes.

Método para perseguir y alcanzar tu éxito

Las 10 características que leíste arriba son comunes a las personas que viven el éxito como un estilo de vida, de esas personas que deciden lo que desean en la vida y lo alcanzan. Si deseas dinero, fama, pareja o proyectos de mayor alcance influenciando cientos de personas; entonces es hora de que tomes el control de tu vida y uses el método de modificación mental para convertir tu propia mente en la herramienta más poderosa para tu éxito. Debes echar un vistazo a la descripción de esta guía y cómo puede influenciar tu vida dándote la posibilidad de ser la persona que siempre deseaste ser, o talvez, aún mejor, pues es hora de soñar en grande: «ver Maestro Mental y cambiar tu destino, haz click»

Sé que muchos lectores de este blog que están enfrentando depresión y problemas de ansiedad pueden pensar que no merecen darse la oportunidad de alcanzar sus metas o ser felices, pues usualmente cuando caemos en episodios de depresión, solemos pensar que no merecemos ser felices. Déjame darte un pensamiento que un amigo me dijo una vez: “ya has intentado estar tan triste como has podido y te ha traído hasta aquí sin disfrutar lo que pasa en tu vida; algunas vez has intentado ser feliz con todo tu ser?

Tal vez es hora de que te des una oportunidad de tratar de ser feliz y exitoso.

Te deseo éxito.

 

4 preguntas para escapar a tu triste destino

Cuando nos encontramos en una situación de desesperación, tristeza, soledad, estrés o ansiedad, simplemente vemos a otras personas que percibimos con vidas más sencillas y felices que nosotros y nos preguntamos:

porqué esto me pasa a mí? quién decidió que esto debería pasarme a mí? no soy la persona más santa, pero tampoco soy tan mala persona que merece esto.

En la entrada de hoy te presentaré cuatro preguntas con las que puedes escapar a tu destino y empezar a hacer sentido de tu vida. Además te presentaré una serie de recursos que pueden ayudarte a tomar el control de tu vida y afectar los eventos que suceden en ella más allá de lo que algunas vez imaginaste. La entrada de hoy tiene como meta que te preguntes cómo controlar tu destino y poder dirigirlo hacia tu felicidad y satisfacción en ámbitos personales, profesionales y hasta amorosos. Te revelaré un nuevo método que complementará estas preguntas de forma que puedas controlar la dirección que lleva tu vida.

Sin mucha introducción vamos a la primera pregunta:

1. Quién crea tu destino?

Esta pregunta ha estado en la mente de filósofos y de la humanidad desde tiempos anteriores a que pudiéramos siquiera escribirlo o talvez comunicarlo; parece una pregunta simple pero aún no tenemos una respuesta definitiva que podamos pasar a las siguientes generaciones. Es por ello que creo que responder esta pregunta es un viaje personal, de hecho, un viaje épico personal pues te tomará todas las aventuras y experiencias de tu vida aprender o decidir si quieres ser el maestro de tu destino o dejar a otros decidir por ti.

Antes de proceder con más ideas respecto a si tú tienes el control de tu destino o si son otras personas o una fuerza divina; me gustaría recalcar que responder a esta pregunta puede tener tantos intentos como desees en tu vida, ya que nadie tiene la respuesta definitiva y es una respuesta que sólo tú puedes responder para ti, la puedes preguntar cuantas veces quieras en tu vida y puedes dar diferentes respuestas en diferentes momentos. Sin embargo, entre las tres opciones que mencioné empezando este párrafo, hay una que es particularmente satisfactoria: tú eres el maestro de tu destino.

No planeo discutir filosofía en esta entrada, ni tampoco imponer mis visiones espirituales o culturales en ti para justificar que la única persona que controla tu destino eres tú. Me limitaré a decirte que todas las religiones proponen la idea de que tú decides tus actos, sea la volutand de un dios o varios, tú tienes a tu alcance el potencial para decidir cómo actuar. Es definitivo que poner tu destino en manos de otras personas usualmente es el resultado de tus decisiones o tu incapacidad para tomar decisiones.

Es mucho más sencillo y liberador poner tu destino y decisiones en manos de una religión o de otras personas, pues las consecuencias de esas decisiones las puedes atribuir a esas otras fuentes. Sin embargo, cuando tú tomas el control de tus decisiones y de tu destino, estás asumiendo la responsabilidad de las consecuencias, positivas o negativas. Una forma de asegurarte de que las consecuencias sean siempre positivas y que tú puedas decidir hacia dónde se dirige tu vida es adquiriendo y aplicando la guía de Maestro Mental, puedes echar un vistazo a la guía en este enlace «haz click».

2. Quién crea tus expectativas?

Un sabio maestro asiático solía repetirme que:

“las expectativas sólo traen decepción”

Entre más expectativas pongas en tu corazón detrás de cualquier sueño más estás alimentando la posibilidad de no estar satisfecho, aún cuando alcances tu sueño. La razón es porque creamos y alimentamos tanta perfección en ese sueño, a un nivel de perfección tan detallista que a veces nos extralimitamos más allá de lo que es sano; ponemos nuestros sueños a un nivel inalcanzable aún cuando toda la suerte, riquezas y aún los dioses estuvieran de nuestra parte.

Soñar tiene muchas ventajas en el sentido de la visualización positiva y en modelar qué quieres y cómo lo quieres. Además entre más puedas visualizar tus sueños con más claridad delinearás el camino para alcanzarlos. Sin embargo, aún soñar requiere cierto arte y debe ser realizado en la forma correcta o de otra forma te expones a crear estas expectativas irreales.

Un ejemplo con el que muchos nos enfrentamos es idealizar y crear expectativas de la pareja que deseamos o sentimos merecer. Tenemos este sueño de esa persona ideal que nos entiende perfectamente al punto de poder leer nuestra mente, aún cuando nos conoce relativamente poco. Esa persona que sin que nos comuniquemos, ya sabe todo lo que debe saber de nosotros y posiblemente más. Para todos los que hayan experimentado este sentimiento saben que el resultado de tomar esta línea de pensamientos es constantes peleas y falta de comunicación que termina rompiendo la relación. En pocas palabras, nuestra pareja no puede alcanzar el nivel que creamos en nuestras expectativas.

De hecho, muchas veces las expectativas con las que llenamos o dejamos que otras personas llenen nuestros sueños suelen ser una causa básica de estrés y ansiedad. Para aprender más de cómo controlar o eliminar los efectos de estas expectativas en tu vida, echa un vistazo a la guía para superar la ansiedad «haz click».

3. Quién crea tus metas?

Talvez aún estés dudando de mis pensamientos sobre el control que tienes de tu destino; pero déjame preguntarte algo: quién decide qué te hace feliz y qué tanto de ello deseas en tu vida?

Quién decide qué tan lejos deseas volar en tu vida? Talvez tus circunstancias económicas, educativas, culturales o hasta familiares pueden limitarte hasta dónde llegarás en tu vida. Pero sólamente tú decides qué tanto puedes desear. Y aquí es donde se pone interesante, pues si tú te permites desear y soñar tanto como te sea posible sin crear falsas expectativas, entonces podrás empezar a tomar decisiones que te encaminen hacia esas metas, sin importar de tus condiciones.

Es más fácil llegar a un destino si sabes dónde es. Siguiendo esta línea de pensamiento, es mucho más fácil alcanzar la felicidad si puedes definir esa felicidad en términos de tus metas. En este punto puedes lograr diferenciarte de la mayoría de las personas en este mundo que están enfocadas en caminar simplemente sin metas claras, para la mayoría de estas personas se trata de sobrevivir el día a día y estar satisfechos con las alegrías que puedan alcanzar en su diario vivir. Esta forma de vivir no tiene nada de malo y similar a dejar otros tomar las decisiones de tu destino, puede ser mucho más simple y menos estresante que tomar el control de tu vida y la dirección que lleva; pero si tú te lo permites, tú puedes crear tus metas sin falsas expectativas y tomar el control de tu destino y hacia dónde te llevará.

4. Quién mide tus logros?

Es difícil hablar de metas sin hablar de como medirlas. Piensa que es difícil que me respondas la pregunta de: “qué tan alto quieres volar?” sin darme un punto de referencia o alguna medida de altura a la que quieras llegar. Si simplemente sueñas tus metas pero no le das medidas o métodos para medir tu progreso en ellas, estás creando falsas expectativas y estás dirigiéndote hacia la decepción.

Lo más importante que debes notar en esta pregunta mientras tratas de responder cómo medir tu progreso en tus metas, es que la persona que decide la escala y la medida de tus logros eres tú mismo. Si realmente tomas el control de tu destino, si realmente tú decides qué metas alcanzarás en tu vida y remueves las falsas expectativas, entonces sólo tú puedes decidir cómo lo medirás y con cuánta frecuencia.

Un contra-ejemplo clásico es el de las expectativas que nuestra familia crea en torno a nosotros, en muchos casos aún escogiendo la carrera que debemos tomar en la Universidad o aún si iremos o no a estudiar. Es fácil justificar que nuestra familia decide nuestro destino pues ellos lo empezaron a hacer cuando aún éramos muy jóvenes para poder tomar decisiones por nuestra cuenta; sin embargo, en algún punto mientras maduramos tenemos que tomar el control de nuestro destino y de lo que deseamos en nuestras vidas, pues sólo nosotros viviremos con las consecuencias de esas decisiones a largo plazo.

En conclusión, tú tienes el control de tu destino, tú decides hasta dónde llegan tus expectativas y dónde se convierten en metas que estás cuidadosamente definiendo y visualizando para poder convertirlas en realidad. En una forma más realista, sólo tú puedes medir el progreso y desarrollo de tus metas mientras tratas de alcanzarlas. Alcanzar lo que deseas se simplifica cuando cuentas con las herramientas para no perder tiempo ni recursos en descubrir cómo acercarte cada día más a tus metas; por esta razón da tu primer paso en la decisión de adquirir lo que mereces y mira la guía para convertirte en el maestro de tu destino y de tu felicidad «haz click para aprender más».

Factores que te deprimen, estresan y causan ansiedad

escapar estrésEl otro día escribí un artículo que fue muy bien recibido sobre formas en las que podemos escapar del hoyo negro de una depresión, puedes verlo aquí 5 tips para vencer la depresión [haz click]. Uno de los consejos más importantes era el primero sobre cómo una depresión es el resultado de muchas situaciones adversas sucediendo al mismo tiempo.

Después de pensarlo un poco más y algunos de los comentarios que he recibido en el blog y en mi canal de YouTube videos [haz click], decidí extender un poco más este punto. Muchas veces sentimos el peso y las consecuencias de varios factores afectando nuestras vidas; sin embargo diseccionar estos factores separadamente para poder reducirlos o eliminarlos de nuestras vidas puede ser una tarea difícil.

En las siguientes secciones te daré listas de diversos factores que afectan e influencian el estrés, ansiedad y hasta la depresión. Mi intención es que trates de reconocer cuáles de estos factores están influenciando tu vida y que una vez reconocidos puedas enfrentar cada uno.

Enfrentar un problema en tu vida significa disminuir el impacto que tiene en tu estado mental. Sea eliminándolo de tu vida o encontrando formas de reducir la cantidad de energía emocional que toma de ti cada día o cada vez que tienes que enfrentar ese factor. Por ejemplo, la guía para superar la ansiedad generalizada te sugiere una serie de valiosos tips que te permite tomar el control de las situaciones que usualmente disparan los síntomas de la ansiedad, echa un vistazo a la descripción de la guía que ha cambiado la vida de miles de personas que sufrían de ansiedad [haz click aquí].

Trabajo

estres en el trabajoEmpiezo con este factor pues es uno de los aspectos que toma más de nuestras vidas y en muchos casos está afectándonos negativamente sin que veamos los beneficios más allá que una ocupación que nos da los recursos para sobrevivir. Otros factores que veremos más abajo te afectan pero usualmente tienen un factor de retribución, cómo por ejemplo la familia, tu pareja o el sexo; pero ya los veremos en poco, primero cubramos el trabajo.

Puedes ver un video que hice hace algún tiempo acerca de como el trabajo te consume un poco cada día: 5 formas en que el trabajo te está matando [haz click].

Nuestros trabajos son una fuerte constante de estrés en muchos casos pues nos llenan de responsabilidades y nos fuerzan a una interacción constante con una variedad de personas. Adicional a todo esto, si lo calculas, un trabajo normal toma una gran parte de tu tiempo diario y de tus semanas. En muchos casos pasas más tiempo con tus compañeros de trabajo que con tus seres queridos.

Este último hecho puede llevar a altos niveles de presión que se manifiestan en posibles depresiones cuando el trabajo no te da los resultados que esperas o deseas. Considerando esto y considerando que nuestro trabajo como cualquier otro aspecto de nuestras vidas tiene momentos positivos y momentos negativos, podrás imaginar que el número de depresiones debidas al trabajo son usuales.

Un tip que te daré para tratar de enfrentar este factor es: no dejes que tu trabajo te defina, es sólo un aspecto de tu vida y tú no eres tu trabajo. Puedes obtener grandes satisfacciones de tu labor, pero de la misma forma si inviertes tu vida únicamente en tu labor, entonces recibirás consecuencias negativas cuando tu oficio pase sus momentos negativos.

Familia

Podemos escoger nuestras amistades y en la mayoría de los casos podemos escoger hasta donde vivimos; pero no podemos escoger a los miembros de nuestra familia. Y sobre familias hay una variedad tan grande como la cantidad de personas que han existido. Podríamos decir que cada persona tiene una familia diferente, pues aún los miembros de una misma familia tienen diferentes papeles e interacciones con los otros miembros.

familiaLas familias son los primeros grupos sociales con los que nos vemos forzados a interactuar, seamos felices o no con esa familia, el día a día se ve rodeado de constantes interacciones que moldean gran parte de nuestra personalidad. Si viste el video de la guía de la doctora Ester, sabes que estas interacciones pueden ser la raíz de serios problemas de ansiedad.

Sé que mientras lees esto estarás pensando que estoy describiendo una familia disfuncional y llena de problemas; sin embargo estoy haciendo una descripción general. Aún la familia más perfecta  que puedas imaginar es una fuente de estrés y ansiedad, pues familias perfectas crean expectativas aún más grandes sobre ti y lo que es esperado de ti.

Similarmente, en familias muy unidas, todos tenemos que experimentarla partida de seres queridos y esto genera heridas profundas que pueden llegar a durar años en curar y a veces la cicatriz nos trae gran dolor en momentos donde otros factores nos están afectando. Puedes leer una historia ejemplificando esto en este artículo: historia de cuando te tocan las peores cartas en la vida [haz click].

Tal cómo lo hice con el trabajo, te doy un pequeño tip para empezar a atacar los factores de tu familia que puedan estarte afectando: tu familia es un grupo de personas, preocúpate por estar emocionalmente bien primero tú y luego ofrece ayuda a tu familia. Sé honesto contigo y con tu familia, luego de eso procede a resolver tus problemas.

A veces pensamos que nuestros padres son esos dioses infalibles y es hasta tiempo más tarde en la vida que nos damos cuenta que los padres, tío, abuelos y otras figuras que nos han marcado tanto son simples personas como nosotros haciendo lo mejor que pueden, y la mayoría de las veces están tan equivocados como nosotros mismos.

Pareja

terminar la relacionEs increíble cuánto una persona puede afectar nuestras vidas por el simple hecho de darle nuestro corazón. Algunas relaciones son complicadas y otras son simplemente enfermizas.

No invertiré mucho tiempo en este factor pues ya lo he cubierto bastante en otras entradas que te recomendaré a continuación:

Y si eres chica, hace poco escribí un artículo para detectar cuando tu novio está cansado de la relación y cómo manejarlo, echa un vistazo aquí [haz click].

Sexo

pareja atractivaMuchos dejan que la ansiedad, estrés y depresión arruinen su experiencia sexual con una persona que realmente aprecian y con la que han soñado ir a la cama por mucho tiempo. Sin embargo, muchos otros sufren de ansiedad, estrés y depresión de tan sólo pensar en sexo.

Las razones varían desde falta de confianza en sí mismos y lo que pueden hacer llegado el momento, hasta la imagen que tienen de su propia apariencia y cómo esto puede decepcionar a la pareja a la hora de ejecutar el acto.

Similar al punto anterior, ya escribí un artículo que puedes encontrar interesante cubriendo la variedad de factores creando ansiedad en el sexo, echa un vistazo y encuentra soluciones aquí [haz click].